cultura >

El artista Luis Alberto Hernández recorre las diferentes advocaciones de la Virgen

Luis Alberto Hernández

Luis Alberto Hernández expone en la Sala CajaCanarias del Cabildo de La Gomera ‘El sentimiento del origen’. | DA

DIARIO DE AVISOS | San Sebastián de La Gomera

Luis Alberto Hernández expone en la Sala CajaCanarias del Cabildo de La Gomera El sentimiento del origen, una muestra centrada en su visión particular de la Virgen de Guadalupe

En la presentación de la exposición el presidente del Cabildo de La Gomera ha declarado que “tenemos la suerte y el privilegio de contar con la obra pictórica de Luis Alberto de este paisano universal”. Con estas palabras Casimiro Curbelo presentaba la muestra que permanecerá abierta en la sala de exposiciones de la institución insular hasta el ocho de noviembre coincidiendo con las fiestas lustrales.

La muestra ha contado con la colaboración de la Fundación CajaCanarias cuya secretaria, María Dolores Pelayo también participó en la presentación celebrada en la Isla colombina. La exposición se denomina El sentimiento del origen e incluye la visión muy particular de este pintor natural de Hermigua sobre la figura de la patrona de La Gomera. “Luis Alberto es un hombre de una gran personalidad que conserva el sano oficio de la humildad y la sencillez. Hablamos de un artista de palabra, de diálogo nítido y transparente en el que nada es trampa ni cartón”, ha añadido Pelayo, que se calificó como una incondicional de la particular obra de este artista, “que es de carácter sencillo y odia el estrellato. Estamos ante un autor que enlaza con la tradición de otros artistas pero con su propio estilo”. La secretaria de la Fundación CajaCanarias recordó que la obra del artista ha sido reconocida en países como Francia, Montecarlo, Italia y España con lo cual ha traspasado las fronteras del Archipiélago y de su país de origen.

Luis Alberto Hernández intervino en la rueda de prensa para confesar que se sentía “abrumado” por la cantidad de halagos que ha venido recibiendo desde que arribó a La Gomera. “Me he ido pero no me he ido”, indicó el artista para plasmar la influencia que la cultura de La Gomera sigue teniendo en su obra, pese a que dejó la isla a los catorce años. “Volver da cierto miedo porque uno siempre quiere seguir siendo igual de gomero que los demás”.

El pintor gomero agradeció a la Fundación y al Cabildo el esfuerzo que han hecho para que a pesar de todas las trabas existentes esta exposición haya sido posible. Desde hace años, al carácter religioso de estas Fiestas Lustrales se ha añadido un importante contenido artístico y cultural que las convierte en un acontecimiento muy significativo para el conocimiento profundo de la identidad de La Gomera y para su proyección como punto de encuentro entre la tradición y la modernidad. Desde esta perspectiva, la Fundación CajaCanarias y el Cabildo de La Gomera han organizado esta exposición.

Desde hace años, al carácter religioso de estas Fiestas Lustrales se ha añadido un importante contenido artístico y cultural que las convierte en un acontecimiento muy significativo para el conocimiento profundo de la identidad de La Gomera y para su proyección como punto de encuentro entre la tradición y la modernidad. La muestra está integrada por óleos y esculturas que repasan las diferentes advocaciones de la Virgen de Guadalupe en La Gomera.

Temática de la obra expuesta
Luis Alberto Hernández nació en Hermigua (La Gomera) pero se educó artísticamente en Tenerife, Sevilla, Barcelona, Peruggia (Italia) y Madrid, donde reside actualmente. La obra de Luis Alberto Hernández, de muy difícil clasificación como todo arte sincero e indagador, fue calificada en una exposición celebrada en 2008 como “cauce por el romanticismo barroco”.

Para la presente exposición, el artista ha seleccionado una serie de obras que, partiendo de la tradición gomera en relación con sus Fiestas Lustrales, trascienden cualquier tipo de folclorismo y se concentran en la transformación estética del objeto en símbolo y de la fe en paradigma de la historia. La que podríamos considerar, por su temática, obra central de la exposición es la de la Virgen de Guadalupe, en la que la Madre aparece aureolada no tanto por flores como por una carnalidad que la transforma en la mujer fecunda, protectora, gozosa y doliente, símbolo de ese eterno femenino que siempre se ha adorado en la isla. A su lado encontramos elementos que han llegado a convertirse en tópicos de La Gomera pero a los que los pinceles de Luis Alberto Hernández devuelven su cualidad original de piezas vivas de una tradición que se conserva en los reductos más secretos del inconsciente colectivo de los gomeros. Las lapas se hacen cruces, quizá recreando el paso de unas creencias basadas en la naturaleza a otras más elaboradas simbólicamente; la acumulación vertical de frutos recrea el espíritu de la tradición de “El Ramo”, al igual que la piedra flotante o la ciudad empinada remiten a la esencia ígnea, aislada y enhiesta de la isla; la flora de La Gomera, que a veces simula el más surrealista de los sueños, adquiere en estos lienzos la tensión de la piedra; la mirada de una mujer que viaja o ver partir a otros narra la historia de un colectivo y del esfuerzo de cada persona, única en su sufrimiento… Estas obras reproducen una de las más hermosas paradojas de La Gomera: la fuerza de la isla para que el tipismo no apague el brillo de la autenticidad de sus costumbres.

Luis Alberto Hernández, gomero de nacimiento, parece aceptar, con una naturalidad que a los extranjeros nos resulta asombrosa, esta potencia regeneradora que una y otra vez construye autenticidades nuevas sobre los restos de otras, un sobrecogedor ciclo de vida, muerte y vida que se da en todos los lugares pero que en La Gomera está a la vista de quien quiera y sepa mirar. Como ya hemos mencionado, la muestra podrá visitarse hasta el próximo 8 de noviembre en la Sala de Arte Cabildo-CajaCanarias, sita en la calle Profesor Armas Fernández número 2, en horario de 9 a 14 horas y de 17 a 19 horas, de lunes a viernes.