fiestas lustrales >

La Virgen de Guadalupe: devoción y tradición

Momento de la procesión de la Virgen de Guadalupe el pasado día 7 de octubre

Momento de la procesión de la Virgen de Guadalupe el pasado día 7 de octubre. / DA

DIARIO DE AVISOS | San Sebastián de La Gomera

El 7 de octubre quedará grabado en el corazón de las miles de personas que, fieles a la llamada de la Virgen de Guadalupe, Patrona de la isla de La Gomera, la recibieron en San Sebastián al son de los característicos sonidos de las chácaras y los tambores.

La singularidad de estas fiestas, que tiene la particularidad de ser la única Bajada de las Islas Canarias que se realizar en tramos por el mar, atrajo la mirada no sólo de los gomeros, sino de miles de turistas y visitantes que decidieron acudir a conocer una tradición que sólo podían vivir en la Isla Colombina.

Sin embargo, por delante nos queda aún más de un mes para disfrutar de esta venerada imagen aparecida en las costas gomeras a comienzos del siglo XVI: el día 19 de octubre saldrá del templo matriz de la Asunción de San Sebastián rumbo a Playa de Santiago, un recorrido que llevará a la conocida como Morenita de Puntallana a todos los municipios de la Isla.

Esta es una ocasión única para venir a La Gomera y conocer las tradiciones que encierra sus 368 km2: gastronomía, bailes, folclores, patrimonio… Miles de sorpresas que aguardan no sólo a los gomeros, sino a todos aquellos que decidan adentrarse en una de las fiestas populares más singulares de Canarias, una ocasión única para descubrir La Gomera como sólo podemos hacerlo cada cinco años, ya que es la única ocasión en la que podremos ver a la Virgen en sitios tan diferentes como Alajeró, Valle Gran Rey, Vallehermoso, Hermigua, Agulo o subirnos a una pequeña falúa o barco y acompañar por mar a la imagen mientras nuestros sentidos se quedan impresionados ante la belleza de las abruptas costas de la Isla.

La Virgen de Guadalupe ya se encuentra en San Sebastián y podremos disfrutar de ella hasta que regrese el próximo 14 de diciembre a su santuario en Puntallana, un espacio natural protegido de una belleza indescriptible. Hoy, más que nunca, La Gomera te invita a disfrutarla como nunca antes habrías imaginado.