arqueología >

La historia sale a la luz

Uno de los yacimientos más llamativos encontrados por los arqueólogos que peinaron el perímetro de la zona quemada qrepresenta una planta de cabaña aborigen, según la disposición de las piedras. | DA


NORBERTO CHIJEB
| Santa Cruz de Tenerife

No hay mal que por bien no venga. El enorme incendio que afectó a La Gomera en agosto de 2012 se llevó consigo un gran manto vegetal pero dejó abierto grandes espacios para que saliera a la luz parte de la historia más ancestral de los aborígenes gomeros.

El resultado ha sido extraordinario, según nos relata Juan Carlos Hernández, porque en los últimos meses se han podido clasificar 50 nuevos yacimientos, justo el doble de los que habían aflorado desde 1974, momento en el que comenzaron los primeros estudios, bajo la supervisión de Juan Francisco Navarro.

Para Hernández, que lleva en el Patrimonio Histórico de La Gomera desde el año 2000, lo más llamativo es que el medio centenar de yacimientos se hayan localizado en lugares inusuales como son laderas”, a la vez que destaca que a las “prospecciones arqueológicas hemos incorporado un método completamente nuevo hasta ahora en la Isla, propio de zonas llanas como Castilla, muy escasas en La Gomera, por su topografía endiablada, que consiste en un barrido sistemático del terreno”, descartando la ayuda de material geoeléctrico, “solo caminando mucho”, afirma Juan Carlos Hernández.

El arqueólogo también destaca que con estos hallazgos se desmonta la tenis de que la gran mayoría de los yacimientos arqueológicos en el monte eran de naturaleza religiosa, porque “con estos yacimientos se demuestra que los aborígenes anteriores al siglo XV o XVI utilizaban el monte para actividades muy comunes, utilizando la madera y recolectando frutos”, como se demuestra con la posición de las piedras, maderas y cerámicas encontradas en zonas como La Hoya de Jicó, en Igualero, casi donde comenzó el gran incendio que arrasó casi la mitad del sur de la Isla en las primeras semanas de agosto 2012.

“Hasta ahora -señala Juan Carlos Hernández-, sobre todo en la zona del Alto del Garajonay, el monte estaba considerado como un gran centro de culto y desde su entorno próximo hacia las cabeceras de los grandes barrancos se disponía jerárquicamente de un entramado de lugares santos donde los antiguos gomeros realizaban sacrificios”, pero a partir de estos 50 nuevos yacimientos, podemos deducir que “ los antiguos gomeros desde fines de la Edad Media añaden a las aras de sacrificio actividades destinadas a la agricultura tanto de subsistencia como de exportación en una sucesión de ciclos económicos que llegan hasta la actualidad.

Para Juan Carlos Hernández, el gran parque de Garajonay es aún una fuente inagotable de historia y prehistoria y no esconde que “queda mucho por averiguar”, aunque por lo pronto disfruta de lo descubierto porque “no nos esperábamos encontrar tanto material”.


Adasat Reyes: “Conoceremos mejor la historia”

Para el consejero insular de Patrimonio Histórico, Adasat Reyes, “el hallazgo de estos nuevos yacimientos arqueológicos nos permitirán conocer más sobre la forma de vida y las relaciones que los antiguos pobladores vivían en la Isla. Los materiales más importantes serán analizados por especialistas con el objetivo de obtener la máxima información posible, y conocer mejor nuestro entorno y nuestra historia”. Reyes recordó que “los descubrimientos vienen de una circunstancia fatídica, pero hemos aprovechado la esta situación para realizar este gran proyecto para nuestro patrimonio”.