valle gran rey >

Los Reyes 2015: un millón de gracias

Los miembros de la Comisión de Fiestas en honor a la Virgen de Los Reyes nos mostramos orgullosos por haber reunido a un gran número de personas alrededor de nuestras tradiciones. Las fiestas patronales de Valle Gran Rey, rescatadas desde hace cuatro años por el empeño de un grupo de vecinos, son hoy un referente en nuestro pueblo. Hemos intentado equivocarnos lo menos posible para hacer de Los Reyes el lugar de encuentro, alegría y esperanza que le corresponde por tradición e historia.

Le damos las gracias a los miembros del Sonido Ifara y a las orquestas Gomera y Wamampy por su profesionalidad. La misma gratitud tenemos hacia Ricardo Jiménez que amenizó la jornada del seis de diciembre en el baile de recaudación. A su vez valoramos el trabajo del responsable de la seguridad en la fiesta y a los componentes de las asistencias médicas por su voluntad y compromiso.

En relación con las entidades colaboradoras, agradecemos el esfuerzo realizado por el Ayuntamiento de Valle Gran Rey y su personal en la confección del Ramo y brindis, engalanamiento de la plaza, su colaboración en el plan de emergencias, el pago del servicio de ambulancia y seguridad y la disposición que se ha tenido desde la Oficina de Turismo. A su vez, el inestimable apoyo del Cabildo Insular es digno de reconocer en este apartado: su ayuda ha hecho todo muchísimo más fácil.

Mil gracias también a Luis Ramos al cedernos las fotografías que han ilustrado la portada del programa y el cartel de las fiestas. De igual modo, nada hubiera sido posible sin la ayuda de María Esther Chinea al proporcionarnos la foto de la contraportada y el diseño del programa.
Debemos nombrar el esfuerzo realizado por las chácaras y los tambores por seguir defendiendo nuestra idiosincrasia en las procesiones y a los ventorrilleros al esforzarse ofreciendo las comidas típicas a vecinos y visitantes. Unos y otros logran, de esta forma, promocionar nuestra cultura, tradiciones y gastronomía fuera de nuestras fronteras.

No nos olvidamos de Pablo y Leticia quienes vinieron a restaurar la mano de la Virgen de Los Reyes. Asimismo, aquellas personas anónimas que han colaborado enramando la Iglesia, poniendo las vidrieras nuevas y limpiando el Santuario merecen nuestro reconocimiento desde aquí.

Mención especial debemos hacer a una persona que ama esta fiesta y nos ha vuelto a ilusionar con su trabajo y su esfuerzo para unirnos ante la Virgen de Los Reyes: el cura párroco de Valle Gran Rey, Rubén Herrera. Él, trabajador constante desde el silencio, ha logrado que la Virgen siga perviviendo en nuestros corazones diariamente. Sin él, absolutamente nada de esto habría sido posible. Esperemos que la Virgen de Los Reyes nos siga dando fuerza y nos ayude en nuestra vida para seguir fortaleciendo la fe en este nuevo año que apenas comienza.

Y, finalmente, al pueblo de Valle Gran Rey, gracias. Gracias por haber entendido que las fiestas son nuestras y no ajenas. Gracias por haber colaborado a manos llenas desde el principio. Gracias por no convertir las fiestas en un problema sino en una bendición. Y gracias por llenar la plaza de Reyes el seis de enero entendiendo que esta fiesta nos une y enriquece. A todos: un millón de gracias.
Fuente: Comisión de fiestas de la Virgen de Los Reyes 2015.